2012 (XII)

Imagen

La dimisión de la presidenta de la comunidad de Madrid acapara portadas de periódicos escritos y digitales, informativos, debates ideologizados…,como si la política española no fuera a ser lo mismo sin ella. Efectivamente, no lo será. Y no porque “la España liberal pierda su referente” como dice el titular de El Mundo, sino porque la propaganda política queda huérfana de una de sus grandes maestras. De esa maestría deriva la conexión entre Aguirre y liberalismo, la que que tanta nostalgia produce en los medios que también se autodefinen como liberales. Entendemos propaganda política como manipulación de masas, y el liberalismo de Aguirre no es otra cosa que eso.

La democracia representativa, la división de poderes, el derecho a la propiedad privada, la igualdad ante la ley, no tiene nada que ver con la globalización de la economía, la desregulación de los mercados, la no intervención del estado y el anti-keynesianismo. Lo primero, el liberalismo, es un sistema constitucional mayoritario. Lo segundo, un modelo económico dentro de las democracias liberales: neo-liberalismo.¿Estaban en peligro los conceptos liberales cuando ella enarbolaba esa falsa bandera? Claramente no. El sistema liberal convierte a todos los partidos que lo aceptan y participan en él en partidos liberales sin excepción, ya sea PSOE, PP, o cualquier otro. A estas alturas los partidos que se dicen liberales, sean de donde sean, deberían llamarse partidos neo-liberales. Pero ha sido tal la voracidad de este modelo, que ha acabado por anular la historia del sistema. La falacia de llamarse liberal cuando lo que en realidad se siente (lo que en realidad se practica) es el neo-liberalismo, es por lo que Esperanza Aguirre debería pasar a la historia. Desgraciadamente en un país como el nuestro no será así. Y es que el hecho de que el PP sea conservador y se crea ‘liberal’ al mismo tiempo cuando en la mayoría de democracias estas dos ideologías están representadas en diferentes partidos, les permite a políticos como Aguirre presumir de su ‘liberalismo’ (neo-liberalismo) mientras públicamente dice emocionarse cuando le besa la mano al Papa. Un defecto de fábrica española.

Y es que, amigos y amigas, en una España en la que la mayoría de los que votaron la constitución no se leyeron ni una sola línea de ella, donde socialdemocracia y socialismo es lo mismo, donde conservadurismo y neo-liberalismo van juntos de la mano, donde la constitución de 1812 es liberal y no conservadora (de esos barros estos lodos), y donde los partidos políticos ganan elecciones sin programa electoral, no nos merecemos sólo una Esperanza Aguirre. Nos merecemos miles.

2012 (VIII)

El Congreso, representante de la soberanía nacional del pueblo español, aprueba con los votos de la mayoría absoluta del partido en el gobierno un duro plan de ajuste para salvarnos de la quiebra.

¿…representante de la soberanía del pueblo?

¿Plan de ajuste para salvarnos de la quiebra?

He aquí la soberanía y el “plan de ajuste”:

2012 (VII)

Votar cada x tiempo basándose en programas electorales que son papel mojado, que se sustentan en constituciones revisables por unas instituciones superiores sobre las que no tenemos ni el más mínimo control… ¿Qué sentido tiene seguir manteniendo con nuestros impuestos esta vieja democracia representativa que ya no significa nada? Los gobiernos son simples funcionarios cuyo trabajo es informar a los verdaderos dirigentes (el FMI, el BCE…) de las gestiones encomendadas, y en caso de desviaciones, obedecer escrupulosamente las correcciones que se dictan. La soberanía ya no reside en el pueblo, sino en los mercados, y por lo tanto los protegidos son ellos, los únicos que tienen derechos intocables. Hacerse cargo de la realidad y rescatar el lenguaje es un ejercicio responsable: los que dictan (gobiernan) sin pasar por las urnas son dictadores, y los estados (sistemas burocráticos legitimados por una u otra constitución) que se dejan dictar son entes sin derechos. Vivimos, por lo tanto, en una dictadura: hoy la llaman democracia representativa, en el franquismo tenían la democracia orgánica, en China la democracia popular…

En esta superestructura nos han dejado relegados, a nosotros los ciudadanos, a simples números sacrificables. Nuestra presencia o no presencia en los medios de comunicación es unas veces partidista, otras veces obligada por el espectáculo, pero nunca determinante. Las protestas son tierra de sociólogos nada más, y los dramas humanos son eso, dramas numéricos simplemente. Cuando mencionan a España, a Grecia, o a Europa, los manipuladores se están refiriendo a los sistemas burocráticos, pero no a los ciudadanos: “Rescate a España” (El País), “Europa financia a la banca de España” (ABC), “España despeja el rescate” (La Razón), “Europa rescata a España” “El Correo)… Y así día tras día. Incluso cuando citan a los ciudadanos se les que cataloga, se les encuentra unas siglas: el 15M, los indignados… (con las intenciones partidistas y espectaculares antes señaladas, nunca con la misma legitimidad que a los estados o a las instituciones).

Mientras describo nuevamente este sistema que no nos representa, que no es democrático, que es corrupto, que nos utiliza para que los nuevos soberanos (los mercados) no se revolucionen, me llegan a través de la ventana los gritos de euforia producidos por el primer partido del equipo español en la Eurocopa. “¡Vamos, España!”, “¡Viva España!”. Pero España no sois vosotros, conciudadanos. Desgraciadamente, hace tiempo que dejasteis de serlo.

2012 (VI)

Algunas notas de prensa de estos momentos (12.30h.), para seguir comprendiendo el mundo:

“La Bolsa de Atenas ha abierto con una subida del 3,16% respecto al cierre del viernes, en reacción a los nuevos sondeos sobre la intención del voto en los comicios que revelan un retroceso de la izquierda radical y un avance de los conservadores de Nueva Democracia, informa Efe.”

O lo que es lo mismo: o gobiernan los partidos que  nos interesan, u os hundimos todavía más.

 

“El Gobierno defiende el lado ‘profesional’ del proyecto Eurovegas. Ha respaldado hoy el proyecto de macrocomplejo, en Madrid o Barcelona, ya que situará a España como uno de los centros mundiales para la celebración de congresos y ferias de profesionales.”

Congresos y ferias de profesionales????

 

“Las dudas sobre el plan de saneamiento Bankia, cifrado en 19.000 millones de euros, empujan a la prima de riesgo por encima de 513 puntos, máximo histórico.”

Plan de saneamiento…en fin. Por lo demás, los mercados lanzan el mensaje de que el déficit que va a generar ese dinero público  inyectado al banco tiene que ser cubierto… con más recortes sociales, claro. Rajoy ha anunciado una rueda de prensa a las 13.00 (la primera desde que es presidente), y nos explicará esto a su manera.

 

Actualización a las 13:49

Lo que ha dicho Rajoy, y en cursiva lo que en realidad ha querido decir:

“España tiene que seguir avanzando por la senda de la reducción del déficit” – España tiene que seguir avanzando por la senda de la reducción del déficit con la misma fórmula; la de los recortes y ataque al estado del bienestar sin exigir ingresos a los que más puedan aportar.

“También son necesarias reformas estructurales en Europa (…) Más integración fiscal, monetaria y política” – Vamos a seguir sacrificando la idea de democracia porque el verdadero gobierno lo sustentan los mercados (…) Más cesión de soberanía fiscal, económica y política.

“No es la primera vez que se mete dinero público en una entidad financiera” – Es la primera vez que el dinero público que se mete en una entidad financiera es el dinero público que le hemos quitado a la educación y la sanidad pública.

“El Gobierno está haciendo lo que tenemos que hacer y es muy importante garantizar la sostenibilidad de la deuda pública” – El Gobierno está haciendo lo que ideológicamente tenemos que hacer y es muy importante engañar con que el problema es la deuda pública y no la privada.

2012 (III)

Cualquier movimiento ciudadano que pudiese anticipar un pacto social creado de abajo a arriba, siempre será frenado por las élites; son ellas las que deciden la única legitimidad de la nación, la establecida por ellos mismos. Luego ya se encargan los selectos miembros de esa élite de inculcarnos las felicidades de su pacto y lo beneficioso que resulta que ellos decidan nuestra manera de organizarnos. Nos dirán siempre que de otra forma no hubiese salido bien. Nos intentarán convencer de que términos como soberanía popular o estado social y de derecho sólo son posibles con sus firmas. Nos atemorizarán con multitud de horrores y se esforzarán por deseducarnos para que jamás podamos ser capaces de construir por nosotros mismos una colectividad sin conflicto. Esta des-educación es una constante en la construcción forzada del estado español, junto con ese complejo de inferioridad que copia resultados de la historia de otros países saltándose los precedentes naturales. Hemos creído en la mitificación de la Constitución de 1978 pero ya sabemos que no hay por dónde cogerla. Ahora van a avasallarnos con la de 1812 aprovechando su bicentenario. Recordemos algunos de sus artículos para tener claro que se trató de una constitución absolutista y no liberal, por mucho que intentasen plagiar la tan manida división de poderes y demás componentes liberales, y para que cuando nos digan sin más que con ella nació la nación española, nos demos cuenta de que en realidad lo que se buscaba era la imposición de este nacionalismo represivo que ha triunfado desde entonces.

Preámbulo  

“En el nombre de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo autor y supremo legislador de la sociedad.”

Título I

 Capítulo II. De los españoles

“Art. 6. El amor de la Patria es una de las principales obligaciones de todos los españoles y, asimismo, el ser justos y benéficos.”

“Art. 9. Está asimismo obligado todo español a defender la Patria con las armas, cuando sea llamado por la ley.”

Título II

 Capítulo II. De la religión

“Art. 12. La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra.”

Capítulo III. Del Gobierno

“Art. 14. El Gobierno de la Nación española es una Monarquía moderada hereditaria. “

“Art. 15. La potestad de hacer las leyes reside en las Cortes con el Rey.”

Capítulo IV. De los ciudadanos españoles

“Art. 25. El ejercicio de los derechos de ciudadano español se suspende:

Primero. En virtud de interdicción judicial por incapacidad física o moral.

Segundo. Por el estado de deudor quebrado, o de deudor a los caudales públicos.

Tercero. Por el estado de sirviente doméstico.

Cuarto. Por no tener empleo, oficio o modo de vivir conocido.

Quinto. Por hallarse procesado criminalmente. “

Título IV. Del Rey

Capítulo I. De la inviolabilidad del Rey y su autoridad

“Art. 168. La persona del Rey es sagrada e inviolable, y no está sujeta a responsabilidad. “

“Art. 169. El Rey tendrá el tratamiento de Majestad Católica. “

Capítulo V. De la dotación de la Familia Real

“Art. 213. Las Cortes señalarán al Rey la dotación anual de su casa, que sea correspondiente a la alta dignidad de su persona. “

“Art. 214. Pertenecen al Rey todos los palacios reales que han disfrutado sus predecesores, y las Cortes señalarán los terrenos que tengan por conveniente reservar para el recreo de su persona. “

“Art. 215. Al Príncipe de Asturias desde el día de su nacimiento, y a los Infantes e Infantas desde que cumplan siete años de edad, se asignará por las Cortes para su alimento la cantidad anual correspondiente a su respectiva dignidad. “

(Los integrantes de las Cortes que promulgaron esta Constitución fueron 90 eclesiásticos, 56 juristas, 30 militares, 14 nobles, 15 catedráticos, 49 altos funcionarios, 8 comerciantes, 20 sin profesión definida)

2011 (XVI)

Los medios de comunicación neoliberales intentan animar a los mercados adorando el nuevo tratado europeo, el último gran fraude de la Unión. “La Europa del euro da un salto adelante sin el Reino Unido”, titula El País, que incluye varios análisis y entrevistas de expertos sobre este pacto de anulación a la soberanía popular y a las políticas de izquierdas: “Para avanzar hay que ceder más soberanía a Bruselas”, “Se acabó el chantaje, se acabó la parálisis”…es decir, toda una serie de instrumentos de manipulación para que las conciencias de los súbditos legitimen lo que en un principio no está legitimado democráticamente. “Reino Unido, aislado en la UE”, escribe El Mundo, también al lado de los que celebran el secuestro de la poca democracia que nos quedaba y de los que consideran que los ingleses han salido perdiendo.

No hay nada que celebrar, hace tiempo que no celebramos nada. El nuevo pacto nos retrotrae definitivamente a la época anterior al Tratado de Westfalia (1648), acontecimiento a través del cual los estados se desvinculaban cada uno a su manera del Sacro Imperio Germánico y se hacían con decisiones autónomas: reclutamiento de ejércitos propios, libertad impositiva… Si aquello fue el nacimiento del estado soberano, lo de hoy es la muerte de tal concepto. Es el regreso al feudalismo, con Alemania de nuevo como centro de poder.

La soberanía económica ya se desdibujaba cuando se apostó por la moneda única a finales del s. XX: era el Banco Central Europeo el que asumía las decisiones de los respectivos bancos nacionales, instituciones que se convertían a partir de entonces en ridículas e inútiles representaciones nacionalistas. Pero los ciudadanos, los europeos, aun teníamos la sensación de que nuestro voto repercutía en el desarrollo de los presupuestos de nuestro estado. Todo eso se ha acabado. Los gobiernos están al servicio de Alemania: el nuevo Imperio, que también posee el control del BCE, pone y quita gobiernos, envía órdenes para reformar constituciones que se daban aires de pactos sociales, y ahora decidirá legalmente los detalles del presupuesto de cada país. Una Unión Europea que nos dijo que era el himno de la alegría  es en realidad un monstruo dictatorial capitalista, que despoja de derechos a muchos para dárselos a unos pocos.

A los que están seguros de que este nuevo orden de control acabará beneficiándonos, que echen un vistazo a Portugal o Grecia (y que estén pendientes de otros países, incluyendo el nuestro): los sacrificios, los secuestros, la violencia, solo han servido para hundir más a unos ciudadanos que no son los auténticos responsables de la situación actual. Los mercados siguen ganando dinero sobre ruinas y la banca privada es financiada con nuestros impuestos y nuestra pérdida de derechos. ¿Beneficio para quién? Si vamos a sufrir en el futuro inmediato sí o sí, ¿acaso no deberíamos decidir qué camino escoger para ello? Porque hay otro camino, más justo, en el que podríamos castigar a los que nos han llevado a esto y reconstruir la plaza nosotros mismos: Islandia empezó a hacerlo.

“Feliz de no estar en el euro”, ha dicho el primer ministro británico. Yo también lo estaría.

2011 (XV)

El espectáculo de la democracia representativa vive su gran festival en tiempos de campaña electoral. Los elementos que sustentan este sistema de sumisión fuerzan sus máquinas para enviar a los ciudadanos pasivos una variada oferta de percepciones prefabricadas; cada periódico digital o escrito, cada emisora de radio, cada canal de televisión, cuentan con profesionales que trabajan para ello en cuerpo y alma, protegidos por ese carácter de autoridad que la libertad otorgó a las empresas que les pagan.

El ciudadano duda cuando lee un editorial que contradice sus primeras impresiones sobre quién ganó el debate, sobre todo si el editorial pertenece a ese periódico que lanza mensajes más a su gusto. Y se enfurece cuando lo cuenta otro medio cuya línea ideológica detesta, aunque ya lo esperase. Otro no soporta a ese miembro destacado del partido que quiere votar, pues es evidente su incompetencia, pero está aterrado y ese partido le ha hecho creer que solo él le quitará el miedo. Incluso existe aquél que aun sabiendo que esto es una mentira costosa y un cúmulo de detalles estúpidos, sigue con atención la campaña electoral y opina sobre ella porque le cansa imaginarse trabajando en la construcción de otro tipo de sistema.

El seguimiento constante, el marketing, el bombardeo analítico y estadístico, son armas poderosas que los medios le ofrecen a la política-espectáculo para que ésta potencie su labor en campaña electoral: hacer creer que cuestionar la democracia representativa es atacar la democracia,  fingir que las empresas-partidos políticos son organismos abiertos a la ciudadanía tal y como están formulados, llamar reformas a simples ideas estratégicas de poco calado, e intentar convencernos de que, después de todo lo que está ocurriendo, la soberanía popular existe en realidad.