2012 (XI)

La coincidencia en el tiempo del fracaso electoral de PSOE y PASOK nos ha invitado a intuir que los socialdemócratas españoles seguirán el mismo camino que sus compañeros griegos, esto es, a verse arrinconados en su centro izquierda liberal por una fuerza de izquierdas más crítica con el poder financiero y la crisis del capitalismo: el partido Syriza en Grecia,¿Izquierda Unida en España? Los sondeos reflejan el estancamiento del PSOE, que no crece en intención de voto a pesar del hundimiento del PP, mientras que IU sigue creciendo.

Nos dejamos llevar por las supuestas diferencias de los diversos partidos (socialdemócratas, conservadores, liberales…), cuando en realidad las citas electorales europeas vienen demostrando que el castigo que realizan los votantes no es a una ideología pro-capitalista concreta (a la de izquierdas o a la de derechas), sino al partido que gobierna en el momento del cataclismo. En los países más castigados por la crisis, los principales partidos conservadores y socialdemócratas apenas se han diferenciado en sus propuestas económicas ni en la defensa al sistema actual una vez impuesto el rescate total: la llegada al poder de unos y la vuelta a la oposición de otros no se ha debido a un enfrentamiento ideológico, sino al agotamiento del contrario. Partiendo de la premisa de que PP y PSOE son en esta situación crítica parte de un mismo bloque, como en Grecia lo es el PASOK y ND, contrastemos el camino al rescate de los dos países (increíblemente similar) para desmentir las equivalencias que a priori llegamos a suponer:

a) Comienzo y desarrollo de la crisis:

Grecia: gobierna ND, y el principal partido de la oposición, el PASOK, gana las siguientes elecciones con mayoría abslouta y con más de 10 puntos de diferencia (Octubre de 2009).

España: gobierna PSOE, y el principal partido de la oposición, el PP, gana con mayoría absoluta y con más de 10 puntos de diferencia (Noviembre de 2011).

b) Nuevo gobierno

Grecia: el PASOK tiene que manejar un déficit mayor del esperado y para ello toma medidas impopulares (entre ellas, subida del IVA  al 21%) que provocan la huelga general solo cuatro meses después de la cita electoral (Febrero de 2010).

España: el PP tiene que manejar un déficit mayor del acordado y toma las medidas impopulares que todos conocemos (subida del IVA  al 21%…), tras la huelga general cuatro meses después de las elecciones (Marzo 2012).

c) El ‘primer rescate’

Grecia: siete meses después de las elecciones (Mayo 2010), el gobierno firma las condiciones del primer rescate.

España: siete meses después de las elecciones (Junio 2012), el gobierno firma las condiciones del primer rescate.

d) La prima de riesgo

Grecia: a pesar de los recortes, la prima de riesgo supera los 600 puntos, ocho meses después de las elecciones (Junio de 2010).

España: a pesar de los recortes, la prima de riesgo supera los 600 puntos, ocho meses después de las elecciones (Julio de 2012).

Hasta aquí llegamos nosotros, aunque ya sabemos a donde han llegado los griegos.

Las coincidencias superan a los partidos mayoritarios que gobiernan sea cual sea su signo político: como hemos comprobado, el PP sería el equivalente al PASOK en España, y el PSOE a ND, a tenor del papel que han tenido que desempeñar en contextos similares. Si siguiéramos el mismo camino que Grecia, el partido que gobernaba cuando estalló la crisis volvería al gobierno (ND=PSOE), no por un aumento de votos, sino por el hundimiento electoral del que ha tenido que realizar los recortes más duros como condición del rescate (PASOK=PP). Siguiendo con las equivalencias podemos aventurarnos a decir que es el PP el que más opciones tiene de un descalabro electoral de gran magnitud (al 13% llegó el PASOK en su país). Llegados hasta aquí, toca preguntarse cuál será el partido que aglutine a los votantes del PP: si los votos del gobierno del PASOK se fueron a Syriza en busca de una verdadera apuesta de izquierdas que se opusiese a los recortes,¿cuál será la apuesta de los votantes de derechas del PP aquí en España?

En Grecia el PASOK ha dejado de ser la opción mayoritaria de izquierdas y sus antiguos votantes descontentos han optado por la coalición de Alexis Tsipras. Pero es de suponer que aquí en España la mayoría de votantes que abandonarían al gobierno de Rajoy y compañía no se inclinarían por IU (que es el partido al que tendemos a comparar con Syriza) por motivos ideológicos evidentes. Deberíamos buscar entonces una Syriza derecha a la española u otra formación atractiva para los votantes del PP que no sea abiertamente izquierdista. Como a todos, la primera opción que nos viene a la mente es UPyD, que es junto a IU el grupo minoritario con más apoyo electoral y el más crítico con las decisiones de los partidos que han formado gobierno. Por el momento cuesta imaginarse a UPyD por encima del 10% en intención de voto (como sí lo está ya IU), pero también es cierto que aún no ha llegado a España el ‘rescate total’, el que nos obligaría a sufrir las brutales medidas que tienen condenada a la población griega y que hundiría al gobierno del PP, como en Grecia hundió al del PASOK.

No todos los componentes de los escenarios españoles y griegos son exactos, ni sabemos si existirá un punto de inflexión que rompa la correlación imparable entre ambos países. Está por ver si el PSOE se sigue manteniendo en el mismo resultado que cosechó en noviembre de 2011: un escenario que si bien supone un gran fracaso en un momento bipartidista, puede llegar a ser suficiente para ganar unas elecciones cuando la otra fuerza mayoritaria cae aún más rompiendo dicho marco bipartidista (ND ganó las elecciones con un 29% de los votos, que es el resultado que ahora mismo obtendría el PSOE según los sondeos). También habría que esperar que UPyD u otro partido minoritario centrista fuese capaz de captar a los votantes más fieles del PP, que en estos momentos pre-rescate total sigue estando en torno al 35% de los votos.

Esta comparativa nos sirve para no caer en el error de creer que el PSOE es el PASOK, e IU nuestra Syriza, impidiendo falsas expectativas. Por otra parte, la conclusión que podemos sacar de la experiencia griega es que la inseguridad económica se ve reflejada electoralmente en dos direcciones distintas:

1- Se desdibuja el post-materialismo que ha sustentado el bipartidismo, y parte de los ciudadanos busca opciones políticas diferenciadas del bloque pro-capitalista, al que acusa de la situación actual.

2- Otra parte de ciudadanos continúa apostando por la alternancia bipartidista, en una mezcla de partidismo y temor a un futuro peor, éste último alimentado por las amenazas de las instituciones financieras que no desean romper con el estatus de las últimas décadas.

El análisis ha sido realizado demostrando que el presente de España va unido al pasado reciente de Grecia, y que a partir de ahí podemos intuir nuestro futuro. Aunque es precisamente este conocimiento el que puede evitar que sigamos el mismo destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s